El Cabo de Gata: Un paraiso en el litoral español

El cabo de gata es uno de los grandes tesoros de nuestro litoral. Desde la antigüedad milenaria este enclave marcaba los puntos de inflexión hasta las columnas de Hércules, Nombre que le dieron los antiguos al Estrecho de Gibraltar. Su faro lleva mas de siglo y medio dando aviso a navegantes sobre este tramo de costa, abundante en acantilados y pequeñas calas.

Justo a los pies del mismo cabo nos encontramos con la Cala de Las Sirenas y un poco mas alejadas, una pequeña colección de espacios únicos como la Cala de la Medialuna o Cala Rajá, antesala de las playas de  Mónsul y Los Genoveses, primeras de las grandes playas del parque.

Otras playas que podremos encontrar son: La Playa de Los Muertos, El Barronal, Las Salinas y Agua Amarga

Entre los siglos XVI y principios del XIX asolaron las costas del sur de Europa en numerosas ocasiones los piratas berberiscos del norte de África.

Entre las historias que se cuentan, por la zona hay aún numerosos tesoros enterrados, pero las únicas huellas que nos vamos a encontrar de aquella época, son los castillos y torres que custodian la costa: algunos muy espectaculares, como el castillo de San Ramón o el de San Felipe.

Otras Atalayas son de menor tamaño, configuradas como simples torres vigías de donde se daba aviso de las inclusiones enemigas con la suficiente antelación y no caer desprevenidos de sus ataques.

Entre sus mejores playas y mas importantes  importantes tenemos las de San Jose, Monsul y Los Genoveses. la Cala de la Media Luna y El Playazo de Rodalquila, casi al lado de la playa de Monsul.

La Playa de Torregarcía, a dos pasos del inicio del Parque Natural, es un magnífico ejemplo de lo que ofrece el lugar para el viajero muy a tener en cuenta.  Al pasar por la pequeña Ermita de la Virgen del Mar y tras la torre defensiva del siglo XV, que servía para vigilar la costa ante la entrada de corsarios africanos, se encuentran los restos de una factoría de salazones de época romana que estuvo activa entre los siglos I y V de nuestra era.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *